Decorar · Introducción


Foto: Style by Emily Henderson
Con sólo ver esta imagen, puedo decir que al dueño de esta casa le gusta mucho el arte, le gusta la elegancia y la sofisticación pero con un punto gamberro. Con la mezcla de estilos, los colores, las formas, los toques personales... esta decoración resulta interesante y nos habla de la persona que la habita.


Foto: Etsy
Este dormitorio decorado en gris y blanco, en un sólo estilo, con total ausencia de color, texturas y toque personal resulta demasiado plano. Se supone que ahí duerme una pareja pero a mí esa decoración sólo me habla de ella. Si le quitas el Mr. & Mrs parecería una habitación de hotel un poco ñoña.


Foto: One King Design
Otra casa un poco demasiado genérica. Muy contemporánea, siguiendo las tendencias en su vertiente menos arriesgada... no es fea pero parece una casa de catálogo, de las que hay un millón. No tiene profundidad. Estas dos casas se colocan en el extremo de la repetición, simetría, ausencia de color y minimalismo (la primera un poco menos), por eso resultan poco interesantes.


Foto: Design Sponge
Esta casa con el contraste brutal de colores, texturas, estilos, estampados, la asimetría y el maximalismo se sitúa en el otro extremo. Para la mayoría resultará demasiado recargada y agobiante (aunque, si tengo que escoger, prefiero conocer a quien vive aquí que a quien vive en las otras casas).


Foto: Revista AD
Esta casa se sitúa a medio camino entre los dos extremos. El minimalismo, la repetición de estilos y la ausencia de estampados la llevan hacia el lado de la calma, que se contrarresta con el uso del color y la asimetría.


Foto: Cote Maison
Otra casa en el término medio. El contraste de texturas, estilos y formas y la inclusión de color se contrarresta con la calma de un espacio totalmente blanco.


Foto: Loom Brand
Una base de colores neutros y oscuros junto con la distribución simétrica aporta la calma y el orden. El contraste de estilos y texturas y la inclusión de una alfombra de color aportan el interés.


Foto: Apartment Therapy
Se mexclan estilos, formas, texturas y acabados pero se mantiene una paleta uniforme: blanco y marrón con toques en otros colores. El estilo maximalista del espacio parece muy natural, de cosas que se han ido coleccionando con los años, lo que junto a las plantas y los colores cálidos lo hace muy acogedor. El toque de contraste que aporta la alfombra roja eleva este espacio y lo hace único.


Foto: Lorilanggille
La repetición de líneas simples, la repetición de los colores, la repetición de estilos y el minimalismo hacen que este espacio lleno de color no resulte abrumador.


Foto: Brit+co
Este comedor resulta informal pero muy interesante. Me imagino a una pareja de diseñadores gráficos viviendo aquí. Está llena de contraste: estilos, formas, texturas y color, pero la repetición del negro en casi todas las piezas mantiene el conjunto armonioso.


Foto: Atlantis Home
Otra armoniosa habitación llena de contraste. En este caso se usa una paleta de color limitada para mantener unidos los distintos estilos, formas y texturas.


Foto: Revista AD
En esta habitación también se recurre al contraste de texturas y estilos, pero al mantener la base de la habitación en los mismos colores: blancos y marrones, se contrarresta el efecto. Sobre una base donde se repiten los colores neutros se añaden toques de color con esas espectaculares sillas. Los cuadros repiten las rayas de las sillas, creando armonía entre ambos elementos.


Foto: Brit+co
En este comedor de estilo mid century, donde se repiten el estilo, las formas y las texturas, el contraste lo aporta el color.


Foto: Saturday Marnin Cartoons
 Otro ejemplo de casa con base neutra que resulta interesante gracias al contraste de texturas y estilos. Además, la gran cantidad de piezas de arte la hace muy personal.